HomeLista de Teses >  [CARACTERIZACION DE LA RABIA EN EL DEPARTAMENTO CEN...]


 

Feltes Bagnoli, Primo Ricardo. Caracterización de la rabia en el Departamento Central de Paraguay. [Mestrado] Fundação Oswaldo Cruz, Escola Nacional de Saúde Pública; 1999. 81 p.

V. RESULTADOS

 

A partir de los datos colectados por el MSPyBS provenientes de los laboratorios de diagnóstico de rabia podemos observar el número de casos en estos años, correspondientes al Dpto. Central.

En el gráfico es posible observar el incremento notorio del número absoluto de casos ocurridos en los años 1996 y 1997.

Del análisis 0del banco de datos correspondiente a las fichas de diagnóstico laboratorial realizado en el CAN entre los años 1992 – 1997, es posible extraer los siguientes resultados.

1.- De la totalidad de las muestras analizadas el 70,3% (158) correspondió a animales machos. La especie predominante en las muestras arrimadas al laboratorio es la canina, responsable por el 85,2% (196), mientras que la especie felina aportó 9,2% (9,2) del total. Los casos restantes se distribuyen entre distintas especies, de menor relevancia en esta muestra, en cuanto al número, como la porcina, bovina, roedores y primates, sin que ninguna de ellas sobrepase el 2%, éstas al ser agrupadas en una tercera variable conforman el 5,6%.

En el análisis conjunto de las variables sexo y especie observamos que la especie canina presentó 71,3% (139) de muestras de animales de sexo macho, mientras que los felinos sumaron 66,6% (14) machos.

2.- En cuanto a la edad de los animales de quienes proceden las muestras podemos ver que el 52,4% (120) proviene de animales de hasta 2 anos y el 42% (96) de animales de entre 3 a 5 años, incluye aquellos que representan el 5,6% (13) correspondientes a animales mayores de 5 años.

3.- La raza de los animales de especie canina, está bastante diferenciada en: mestizos, que son el 83,8% (126) y los demás distribuidos entre distintas razas que suman el 16,2%.

4.- En lo referente a la vacunación, ésta fue evaluada en las especies canina y felina debido a que en ellos es obligatorio el uso de inmunizantes. Esto no sucede en las demás especies, como la bovina por ejemplo, en la que se establece la obligatoriedad solo en áreas específicas donde existen focos recientes o alto riesgo de aparición de los mismos. En la especie canina observamos 37,6% de animales vacunados; ya entre los félidos los vacunados suman 12,5%. Si la observación es realizada en el conjunto de las muestras analizadas, notamos que 35,6% están vacunados.

El vencimiento de la inmunidad conferida por la vacuna –que generalmente abarca un año posterior a su aplicación, exceptuando las trienales que son utilizadas por una pequena minoría- está distribuida como sigue: el 33,8% de los casos se encuentra fuera del plazo de validez de la vacuna y el 66,2%, de los casos analizados, según manifestación de los propietarios se encuentran dentro del plazo de validez de la inmunidad conferida. Sobre este punto, podemos resaltar que existe un porcentaje muy importante de no vacunados y de fichas de animales que no presentaban esta información, siendo este porcentaje en conjunto superior al 60%, en el total de las muestras.

5.- En cuanto a la distribución geográfica de las muestras analizadas observamos que el Departamento Central concentra un número considerable de municipios caracterizados por la gran proximidad entre ellos, es decir con un grado de urbanización relativamente alto, exceptuando algunos ubicados al sur del citado departamento. La capital, Asunción, está ubicada dentro del mismo y es la que lógicamente contribuye con el mayor número de muestras arrimadas al laboratorio de diagnóstico (29,5%). San Lorenzo contribuyó con 17,8%, Luque con 9,8%, Fernando de la Mora 9,4% y Lambaré con 5,8%, siendo todos ellos, municipios que conforman un cinturón urbano alrededor de la capital, denominado Gran Asunción.

6.- De estos animales cuyas muestras fueron analizadas, en la especie canina se observa que el 50% agredió a personas.

Según antecedente de que el animal fue o no previamente mordido, solo el 33,1% de las muestras provenían de animales que fueron mordidos por otros animales, los demás animales no habían sido mordidos.

El ítem que indica si el animal mordió a otro animal aparece con 25,2% como positivamente mordedor, los demás propietarios del 74,8% declararon que sus respectivas mascotas no mordieron a otro animal.

7.- La atención por parte de un profesional veterinario previa a la asistencia al CAN ocurrió en el 44,7%.

8.- A partir de estas fichas que componen nuestra muestra, observamos que el 83,4% de esos animales estaban en contacto con otros animales.

9.- De los animales muertos y que fueron analizados laboratorialmente tenemos la variable que corresponde a si la muerte fue natural o se procedió al sacrificio, vemos que un 83,2% de los animales analizados sufrieron muerte natural mientras que los demás fueron sacrificados y enviadas las muestras al CAN.

10.- El diagnóstico laboratorial propiamente es realizado por Inmunofluorescencia directa en la inmensa mayoría de los casos. A partir de la muestra considerada en el presente estudio, vemos que 57,4% de los casos analizados laboratorialmente fueron positivos, siendo de resultados negativos los restantes diagnósticos.

De los animales con diagnóstico positivo, 70,3% eran de sexo macho, y su distribución por edad era la siguiente: el 52,4% tenían hasta dos años de edad, el 42% entre 2 – 5 años inclusive, mientras que los mayores de cinco años sumaron el 5,6%.

11.- El 39,5% de los animales que recibieron diagnóstico laboratorial y que componen nuestra muestra presentó agresividad, sin embargo en mayor porcentaje, a criterio de los dueños o a la inspección del personal responsable no presentaron esta característica.

12.- En muchos casos de mordedura, la misma fue provocada por la víctima, de alguna manera, esto indica el 18,3% de las fichas de las muestras derivadas al laboratorio mientras que las demás señalan que la mordedura no fue provocada.

De los animales que agredieron a personas y que fueron efectivamente analizados en el laboratorio el 68,3% mordieron a 1 sola persona, el 23,1% a 2, siendo irrelevante el número de canes que agredieron a más de dos personas. El número máximo de personas agredidas por un perro fue de 5.

El banco de datos que corresponde a las fichas de personas que fueron agredidas por animales o que tuvieron contacto con animales sospechosos de contraer rabia, y que acudieron al Centro Antirrábico Nacional, para recibir atención médica nos permite obtener los resultados expuestos a seguir. Las muestras fueron retiradas de un total de 58921 que corresponden a las personas que fueron atendidas en el período comprendido entre 1992 – 1997.

1.- De las personas atendidas en el CAN y que forman parte de la muestra, el 53,4% fueron de sexo masculino. La mayoría de estos pacientes son moradores de Asunción, la capital, que representa el 29,2% del total, siendo tambien la de mayor población en el Departamento Central, el segundo municipio en importancia en lo relacionado a este punto es San Lorenzo con un 15,3% de las personas atendidas, Luque con 10,8% y Fernando de la Mora con 7,8%.

2.- Las personas agredidas se encuentran concentradas de acuerdo a nuestra muestra, en la franja etárea de 2 - 10 años en su mayoría, como puede apreciarse en el cuadro N°1. En el mismo puede notarse además la mayor frecuencia de las agresiones en personas de sexo masculino.

Cuadro N° 1. Distribución de las personas agredidas, por edad y sexo. Departamento Central, Paraguay, 1992-1997.

Sexo
 
Masculino

Femenino

 

Edad (años)

Frecuencia

Porcentaje

Frecuencia

Porcentaje

Total

0 -- 1

3

1.1

6

2.5

9

2 -- 10

109

40.8

87

36.9

196

11 -- 20

75

28.1

50

21.2

125

21 -- 30

21

7.9

30

12.7

51

31 -- 50

38

14.2

35

14.8

73

>= 51

21

7.9

28

11.9

49

Total

267

100.0

236

100.0

503

3.- El tipo de exposición más frecuente es la mordedura con un 84,7% de los casos, siendo de 11% a través de contacto con animales directamente positivos al diagnóstico de rabia tenemos 11% y personas que fueron atendidas por rasguños o arañazos corresponden al 4,3% del total. Generalmente asisten al CAN las personas directamente agredidas y posteriormente se busca a las personas en contacto con estos animales si fueren positivos al diagnóstico.

Cuadro N° 2. Tipo de exposición por edad de las personas agredidas. Departamento Central, Paraguay. 1992 - 1997.

Tipo de exposición

Edad ( Años)

mordedura

Porcent.

contacto

porcent.

Arañ./rasguños

porcent.

Total

0 – 1

8

1.8

1

1.8

0

0.0

9

2 – 10

167

39.4

15

26.8

17

77.3

132

11 – 20

106

24.9

14

25.0

2

9.1

3

21 – 30

42

9.9

9

0.4

0

0.0

51

31 - 50

58

13.6

14

25.0

1

4.5

73

>=51

44

10.4

3

5.4

2

9.1

49

Total

425

100.0

56

100.0

22

100.0

503

En el gráfico N° 4, puede ser observada la distribución de las agresiones por sexo de las personas agredidas, siendo notoria la mayor cantidad de hombres

víctimas de mordeduras, ocurriendo a la inversa en lo referente a contacto con animales sospechosos y a rasguños/arañazos.

4.- La distribución de las especies agresoras en el departamento es observada en el cuadro Nº 3. La especie canina representa al 94,9% de los animales agresores, la especie felina 3,9% y el aporte de otras especies es ínfimo.

 

Cuadro N° 3. Distribución por especie de los animales agresores.

Departamento Central, Paraguay, 1992-1997

Especies

%

Perro

485

94,9

Gato

20

3,9

Otras especies

6

1,2

Total

511

100

 

En el 73,2% de los casos las personas declaran que fueron agredidas sin causa aparente, es decir, sin mediar provocación alguna, el porcentaje restante, indicó que dieron algún motivo para recibir aquella agresión. Esta se produjo en el 56,8% de los casos en la via pública, generalmente en las inmediaciones de la vivienda del propietario, las demás agresiones se produjeron en el domicilio del propietario del animal.

5.- La más frecuente ubicación de la agresión fue en los miembros inferiores con un 40,3% de los casos, mientras que en un 13,3% fue en las manos, 12% en los miembros superiores exceptuando las manos, y 11,5% en la cabeza y el cuello donde el riesgo es mucho mayor. En lo que corresponde a los casos de contactos con animales enfermos no se especifican los puntos de contacto.

6.- Las agresiones fueron más frecuentemente de carácter único registrándose en el 55,6% de los casos, las demás fueron de tipo múltiple; con respecto a la gravedad el 54,8% fue de tipo leve, mientras que 31,3% fue de gravedad moderada y solo el 3,7% se indicó como de carácter grave.

7.- Del total de mordeduras 19,8% fue a através de la ropa, las restantes fueron a piel desnuda. De estas agresiones, la especie más señalada como responsable fue la canina con 94,9% de los casos, siendo que la felina solo tuvo participación en 3,9% de los casos de agresiones.

8.- Los animales que agredieron a estos pacientes en el 84,9% de los casos tenían dueño, y de ellos el 39,1% indicó que eran animales caseros y el 34,2% dijo que en realidad eran callejeros esporádicos. Los animales sin dueño representan el 14,6% de los agresores.

9.- Con respecto a la vacunación, solo el 38,4% de los casos pudo comprobar efectivamente que los animales estaban vacunados, mientras que al ser requeridos sobre si el animal habia sido mordido, el 1,2% afirmó que sí. Los demás negaron esta posibilidad y existe un gran sector de los casos sin información al respecto, (40,1%), explicable debido a que la persona agredida generalmente no cuenta con esta información y a veces ni siquiera pudo consultar al respecto con el propietario del animal agresor. Igual hecho ocurre en lo que corresponde a si el animal mordió, y solo el 3,9% afirma que sí, con respecto a mordeduras a otras personas o animales además de la persona que acude al CAN.

10.- Al inicio de la observación del animal agresor, sea esta domiciliar o institucional el estado general del animal era sano en el 36,4%, 36% fueron puestos en observación por algún carácter sospechoso, 8,4% al momento de la entrevista estaba huido, y un 8% presentaba síntomas evidentes de padecer la enfermedad. En la mayoría de los casos la observación fue domiciliar, solo un 8% se realizó en la institución. Los animales agresores en el 84,7% de los casos no fueron sometidos a examen laboratorial alguno. Las personas atendidas por tener relación ya sea de agresión o contacto con animales que dieron resultado positivo a la inmunofluorescencia fueron un 13,7% del total de la muestra. Esto es explicable por el hecho de que al emitirse un resultado positivo se busca y trata a todas las personas en contacto cierto o probable con este animal rabioso.

11.- En el plano del tratamiento post-exposición, en los casos que ameriten, se encontraron 43,4% de pacientes no alérgicos y 3,7% de pacientes que confirmaron tener algún tipo de alergia medicamentosa, igualmente solo el 1,6% indicó haber recibido tratamiento anterior contra la rabia.

12.- El esquema de vacunación aplicado a los pacientes de la muestra retirada fue en un 39,9% de 3 dosis, 20,2% de 7 dosis y el 23% no recibió ninguna dosis de vacuna antirrábica. Asimismo, de las personas vacunadas el 30,5% recibió tres dosis de refuerzo y 67,7% ningún tipo de vacuna suplementaria. A estos datos referentes al tratamiento se debe agregar un 2,6% de personas que recibieron suero al inicio del mismo.

Cuadro N°4. Distribución de las principales variables utilizadas en el análisis del diagnóstico laboratorial. Departamento Central. Paraguay. Años 1992 – 1997.

Variable

Frecuencia

Porcentaje

Diagnóstico laboratorial

Positivo

132

57.4

Negativo

98

42.6

Total

230

100.0

Especie

Canina

196

85.2

Felina

21

9.1

Otras

13

5.7

Total

230

100.0

Sexo

Macho

158

70.2

Hembra

67

29.8

Total

225

100.0

Edad del animal

0 - 2

120

52.4

2 - 5

96

41.9

>5

13

5.7

Total

229

100.0

Residencia del propietario

Asunción

66

29.5

Capiatá

14

6.2

Luque

22

9.8

San Lorenzo

40

17.7

Lambaré

13

5.8

Fernando de la Mora

21

9.4

Villa Elisa

8

3.6

Mariano R. Alonso

5

2.3

San Antonio

5

2.3

Villeta

5

2.3

Ñemby

4

1.8

Ypané

3

1.3

Limpio

7

3.1

Itauguá

3

1.3

J. A. Saldívar

3

1.3

Areguá

5

2.3

Total

224

100.0

 

Cuadro N°4. Distribución de las principales variables utilizadas en el análisis del diagnóstico laboratorial. Departamento Central. Paraguay. Años 1992 – 1997. (Continuación).

Raza (solo caninos y felinos)

Frecuencia

Porcentajes

Mestiza

129

85.4

Razas definidas

22

14.6

Total

151

100.0

Vacunación anterior

Si

69

35.6

No

125

64.4

Total

194

100.0

Mordió a persona/s

Si

110

50.7

No

107

49.3

Total

217

100.0

Mordió a otro animal

Si

37

25.2

No

110

74.8

Total

147

100.0

Muerte natural del animal

Porcentaje

Si

188

83.2

No

38

16.8

Total

226

100.0

Agresividad del animal

Si

73

39.5

No

112

60.5

Total

185

100.0

Mordedura provocada

Si

15

39.5

No

67

60.5

Total

82

100.0

Número de personas mordidas

1

71

68.3

2

24

23.0

3

6

5.8

4

2

1.9

5

1

1.0

Total

104

100.0

Contacto con otros animales

Si

146

83.4

No

29

16.6

Total

175

100.0

Atención veterinaria previa

Si

85

44.7

No

105

55.3

Total

190

100.0

* En todos los casos el porcentaje total no incluye las fichas sin información.

 

Cuadro N°5. Distribución de las principales variables utilizadas en el análisis del banco de datos referente a personas atendidas por agresiones. Departamento Central. Paraguay. Años 1992 – 1997.

Variable

Frecuencia

Porcentaje

Sexo de las personas atendidas.

Masculino

267

53.4

Femenino

236

46.6

Total

503

100.0

Tipo de exposición

Mordedura

428

84.7

Contacto

4

11.0

Arañ/Rasguños

20

4.3

Total

511

100.0

Agresión con causa

Si

93

20.0

No

374

80.0

Total

467

100.0

Lugar de la exposición

Domicilio

178

38.0

Via pública

290

62.0

Total

468

100.0

Ubicación anatómica de la agres.

Cabeza/cuello

59

12.8

Manos

68

14.7

M. Inferiores

206

44.7

Tronco

41

8.9

M. Superiores

62

13.5

Agresiones Combinadas

25

5.4

Total

461

100.0

Gravedad de la agresión

Leve

280

61.0

Moderada

160

34.8

Grave

19

4.2

Total

459

100.0

Mordedura a través de la ropa

Si

101

22.0

No

358

78.0

Total

459

100.0

Especie agresora

Canina

485

94.9

Felina

20

3.9

Otras

6

1.2

Total

511

100.0

Propiedad del animal

Con dueño

434

85.1

Sin dueño

76

14.9

Total

510

100.0

Animal vacunado

Si

196

60.9

No

126

39.1

Total

322

100.0

 

Cuadro N°5. Distribución de las principales variables utilizadas en el análisis del banco de datos referente a personas atendidas por agresiones. Departamento Central. Paraguay. Años 1992 – 1997. (continuación).

Animal agresor mordido

Si

6

2.0

No

296

98.0

Total

302

100.0

Animal agresor mordió a otros

animales/personas

Si

20

6.5

No

285

93.5

Total

305

100.0

Estado del animal agresor

al momento de la consulta

Sano

186

36.6

Huido

43

8.5

En observación

184

36.2

Rabioso

41

8.1

Sacrificado

16

3.1

Sospechoso

34

6.7

En estudio

4

0.8

Total

508

100.0

Lugar de observación del animal

Domicilio

354

89.6

CAN

41

10.4

Total

395

100.0

Examen laboratorial del

animal agresor

Si

71

14.1

No

432

85.9

Total

503

100.0

Paciente alérgico

Si

19

7.9

No

222

93.1

Total

241

100.0

Tratamiento anterior

Si

8

3.3

No

234

96.7

Total

242

100.0

Dosis de vac. antirrábica aplicada

1

2

0.5

2

3

0.7

3

204

52.4

4

17

4.3

5

2

0.5

6

3

0.7

7

103

26.8

10

55

14.1

Total

389

100.0

Refuerzo de vac. Antirrábica

Si

163

32.0

No

346

68.0

Total

509

100.0

 

Cuadro N°5. Distribución de las principales variables utilizadas en el análisis del banco de datos referente a personas atendidas por agresiones. Departamento Central. Paraguay. Años 1992 – 1997. (Continuación).

Recibieron suero antirrábico

Si

11

2.6

No

407

97.4

Total

418

100.0

Edad de la persona agredida

<= 1

9

1.8

2 - 10

196

39.0

11 - 20

125

24.9

21 - 30

51

10.1

31 - 50

73

14.5

>= 51

49

9.7

Total

503

100.0

* En todos los casos el porcentaje total no incluye las fichas sin información.

 

 
 
  Início